Cartas+en+Defensa+del+Caballo+Pura+Raza+Espa%F1ol
  Inicio » Juan C. Altamirano » Cartas en Defensa del Caballo Pura Raza Español Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   
Categorias
JUAN C. ALTAMIRANO (13)
Novedades m%26aacute%3Bs
La+Yeguada+del+Bocado
La Yeguada del Bocado
90.00EUR
Búsqueda Rápida
 
Use palabras clave para encontrar el producto que busca.
Búsqueda Avanzada
Información
Web del Autor
Envios/Devoluciones
Confidencialidad
Condiciones de uso
Aviso Legal
Contactenos
Sitemap
Feeds del catálogo

Cartas en Defensa del Caballo Pura Raza Español

69.00EUR

Cartas+en+Defensa+del+Caballo+Pura+Raza+Espa%F1ol
Haga+Click+para+agrandar

Introducción

Desde que publiqué mis primeros artículos y libros, hasta la actualidad, muchas personas me han preguntado los motivos por los que inicié mis investigaciones. Lejos de espectaculares respuestas, cada vez que he mirado hacia atrás para contestar a esta pregunta me he encontrado con una imagen que ha estado presente en todos los momentos importantes de mi vida relacionada con el mundo ecuestre, que además tiene nombre: "Cómico". Fue un caballo excepcional, de la yeguada de Moreno de la Cova, al que yo quería montar de forma adecuada por lo que necesitaba aprender. Por eso comencé a leer todos los libros sobre caballos que pude localizar, primero los de doma y después todo lo que caía en mis manos. Posteriormente, y después de mucho tiempo buscando y leyendo los clásicos en la Biblioteca Nacional, me decidí a buscar documentos inéditos en los archivos. Me preguntaban, también, por qué me dirigí hacia un sitio tan inusual en el mundo del caballo. Mi respuesta en aquellos momentos era la falta de coincidencia entre que yo observaba, las conclusiones a las que llegaba y con lo que leía en la bibliografía. Además, tampoco encontraba respuestas a las preguntas que me hacía a partir de esas conclusiones, sobre todo las relacionadas con la historia de nuestra raza de caballos. Así que estuve casi quince años buscando documentación que me pudiera dar la clave, o que me abriera el camino para llegar a conocer el origen del Caballo Español. A partir de ese momento y hasta hoy mismo sigo buscando documentación porque aún me falta mucho por estudiar para dar por finalizada mi investigación. De este período de mi vida tengo que decir, que ha sido apasionante y que lo volvería a repetir desde su inicio.

Sin embargo, con la publicación de los primeros libros comencé a recibir algunas críticas públicas a mis teorías por parte de algunos miembros de la Universidad española, ganaderos, aficionados en forma de artículos y cartas en diferentes revistas ecuestres de distintos países. Este libro es la recopilación de una selección de mis cartas de réplica a esas críticas, aunque algunas de ellas, como es el caso de la primera que se expone, no tuvo relación con mis investigaciones. Aquí cabría otra pregunta, ¿por qué fui contestando cada una de estas cartas? Yo sabía que las críticas a mis escritos iban a tener un amplio eco, tanto en España como en el extranjero, y a mí me costaba dejarlas sin replicar porque sentía la obligación de explicar a los interesados en estos temas el origen y el desarrollo a lo largo de la historia de nuestra raza de caballos. Lo que se estaba debatiendo era la validez de las teorías a las que había llegado y consideraba que si no las defendía se seguiría haciendo a nuestro caballo un daño cada día de mayor envergadura. La historia que se atribuía al P.R.E., que mejor deberíamos denominar leyenda, era la conocida sobre que su morfología se debía a la evolución natural y a su adaptación al hábitat andaluz y que, sin duda, derivaba del inexistente caballo "ibérico". Esta idea se había venido repitiendo desde hacía más de un siglo y últimamente se intensificó y expandió debido al proceso de copias que, desgraciadamente, estaba en la base de la transmisión y difusión del conocimiento sobre el caballo Pura Raza Español. Este proceso le estaba perjudicando porque, desde el punto de vista funcional, tenía paralizada el desarrollo de la raza. La raíz del problema era la creencia en la supuesta pureza racial de los también (inexistentes) caballos "cartujanos". Se decía que, además de las elevaciones, belleza y nobleza, las principales características de la raza española eran: el "campaneo", despigmentaciones, poca alzada, las cañas finas y las "verrugas" del maslo. Coincidía que estas últimas características estaban presentes en los caballos que se denominaban "cartujanos", y se consideraba que su presencia constituía la garantía de la máxima calidad. Por esta razón se convirtieron en parámetros para la selección en numerosas ganaderías.

En primavera de 1995 realicé con algunos miembros de mi familia un gratificante viaje a Costa Rica en muchos sentidos. Por una parte tuve la oportunidad de encontrar a personas que aún hoy son buenos amigos y conocer un país maravilloso. Además, pude ver al que para mí es como mi sexto hijo, mi sobrino José Manuel, que llevaba viviendo un tiempo en San José. Por último, asistí al magnífico Concurso de Bonanza de ese año. Fue aquí donde presencié un hecho que me resultó enormemente llamativo. Tras dar a conocer el resultado de las clasificaciones observé que el Juez dejó como Gran Campeón de Campeones a un potro que no tenía siquiera un año. Aquello me produjo cierta sorpresa e indignación, ya que la calidad del resto de los animales era buena. Por ello, a mi vuelta a Málaga publiqué una carta explicando lo ocurrido, que tuvo respuesta del juez del Concurso, que es el motivo de la primera carta que se publica en este libro.

A excepción de esta carta el resto de las que se publican, como he señalado, es una selección de mis réplicas a las críticas que fueron realizando algunas personas a las conclusiones de mi investigación. Por esta razón, en casi todas se mencionan fragmentos de la historia del Caballo Español.

Comprendo que algunos criadores de caballos de la línea del "bocado" rechazaran mi trabajo, pues independientemente de motivos económicos, siempre cuesta asimilar lo que contradice convicciones profundas. En este caso, leyendas y fantasías habían sustituido a la historia de la raza española. Aunque no deja de ser interesante, como esas elaboraciones suelen asentarse sólidamente en la comprensión de la realidad cuando se carece de un mínimo de conocimiento. Sin embargo, no termino de entender que alguno asumiera este debate desde el terreno de lo personal. El rechazo se manifestó en críticas a las que tuve que hacer frente y, como he señalado, me sentí obligado a responder. Pasado el tiempo, la mayoría de los criadores y aficionados aceptaron las nuevas teorías, y fueron cambiando las antiguas leyendas por una historia documentada que, desde mi punto de vista, ha incidido muy directamente en la mejora de nuestra raza en la última década.

Desde Costa Rica viajamos a México donde me esperaba mi familia mexicana, Griselle Heinze, Luis Antonio Loredo Hill y sus hijos e hijas. Una tarde, en una agradable tertulia en su rancho "La Calera", a la que asistieron algunos amigos suyos, hablamos sobre el Caballo Español. Tras exponer mis teorías sobre el origen de nuestro caballo a sus invitados, y a insistencia de los mismos, mi buen amigo Luis Antonio Loredo, que, junto a mis también buenos amigos María del Carmen y Miguel Ángel de Cárdenas Osuna, fueron las primeras personas en conocer las conclusiones de mis investigaciones, me hizo prometer que haría público lo expresado esa tarde. Así lo hice en octubre de 1998 al publicar el libro "Historia y origen del caballo español". Ese fue el inicio de la publicación de mis trabajos que, hasta la edición de este trabajo, son más de cien artículos y catorce libros.

Hoy, diecisiete años después, creo necesario dar a conocer algunas de aquellas réplicas porque a los nuevos ganaderos y miles de aficionados que han entrado últimamente en el mundo del Caballo Español, les puede resultar clarificadoras algunas de las cuestiones que se plantearon en aquellos debates para una mejor comprensión de la realidad actual. Aunque en aquella situación me calificaron como persona polémica, me gustaría manifestar que yo nunca me he considerado así ni he iniciado ninguna controversia. Únicamente traté de argumentar mi posición y defender las conclusiones a las que había llegado por medio de la investigación y de los cuestionamientos que algunas personas hicieron a mis trabajos. Realmente la polémica no estaba en mí sino en las conclusiones de mi investigación. Posteriormente, volví a México a investigar sobre los caballos de los conquistadores y curiosamente, de viaje con la familia Loredo llegamos a un antiguo Monasterio-Colegio de la Compañía de Jesús en Tepotzotlan, Estado de México, que lo habían restaurado y convertido en hostería y un Museo, en el que encontré la primera pista sobre el hierro del "bocado", al encontrarlo tallado en un espaldar de una "silla obispal". Tras mi vuelta, fui al Archivo Histórico Nacional, a los archivos locales de Úbeda, Cazorla, Villamartín, Arcos y Jerez de la Frontera, y nuevamente al Archivo General de Simancas, al del Palacio Real, y, por último, al de Grazalema (Cádiz) (cuya documentación de la época es inexistente), para ver que podría encontrar. Fue en el de Jerez donde encontré los primeros documentos de los caballos cartujanos, y en el de Arcos de la Frontera todo lo relativo al origen del hierro del "bocado", así como el origen y la evolución de la famosa ganadería de la familia Zapata.

En 2009, cuando las críticas eran casi parte del pasado, tras publicar mi libro "Historia del caballo lusitano: origen e historia", se inició un proceso similar al vivido casi dos décadas antes con el P.R.E. pero que ha durado menos tiempo. En esta ocasión finalizó con sólo varias cartas de replica a las críticas que me hicieron desde Alemania y Portugal, que también se publican en este libro.

Quiero decir también que en ningún momento repliqué a las críticas con acritud, al menos no fue esa fue mi intención. Mi objetivo era exactamente el mismo que el título de este libro, escribir "Cartas en Defensa del Caballo Pura Raza Español".

Espero y deseo que este trabajo ayude a aquellos lectores que no tuvieron la oportunidad de leer estas cartas en el contexto en el que fueron publicadas, y que les facilite la comprensión de unos hechos históricos que en la actualidad apenas se cuestionan.

Características

El libro, que consta de 304 páginas con texto en español e inglés, se ha realizado con papel estucado brillo de 150 gr., de 21 x 29 cm., guardas a color en papel verjurado, y encuadernación con tapas de curpiel con estampación del título en oro, así como sobrecubierta a color plastificada y con la estampación del título con el mismo sistema. Estas características, junto a las más de ochenta fotografías, lo convierte en una bella obra imprescindible en cualquier biblioteca.

   
     
Este producto esta en nuestro catálogo desde martes 02 octubre, 2012.
Comentarios
Clientes que compraron este producto, también han comprado
Real+Escuela+Andaluza+del+Arte+Ecuestre
Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre
El+Caballo+Lusitano
El Caballo Lusitano
Historia+Y+Origen+Del+Caballo+Espa%F1ol
Historia Y Origen Del Caballo Español
El+Caballo+Espa%F1ol+Con+Los+Reyes+Borbones
El Caballo Español Con Los Reyes Borbones
Currently viewing:  Cartas en Defensa del Caballo Pura Raza Español
Productos relacionados
Categoría relacionadas
Compras m%26aacute%3Bs
0 productos
Notificaciones m%26aacute%3Bs
NotificacionesNotifiqueme de cambios a Cartas en Defensa del Caballo Pura Raza Español
Díselo a un Amigo
 
Envía esta pagina a un amigo con un comentario.
Comentarios m%26aacute%3Bs
Escribir+ComentarioEscriba un comentario para este producto
Idiomas
Ingl%E9s German Espa%F1ol

Valid XHTML 1.0 Transitional

¡CSS Válido!